Pistas para una educación de calidad


ImageTal como sucede cada año, el actual mes “patrio” fue pretexto a una especie de balance entre el estado presente del país y el estado utópico en el que lo quisiéramos ver (con desarrollo humano, seguridad, igualdad de distribución de riqueza…). Ahora bien, si algún día queremos que lo que anhelamos para México sea una realidad, tendremos que mejorar el sistema educativo del país. Esto es lo que nos dice el informe “Panorama de la Educación 2012” publicado este mismo septiembre por la OCDE y que compara los logros educativos entre los 34 países más ricos del planeta. Usaré hoy este espacio para compartirles unas cuantas conclusiones, basándome sobre los datos del mencionado estudio, muy comentado en la prensa europea, y mi experiencia de observador y actor de la educación en México.

En resumen, la OCDE señala que México alcanza buenos resultados en la tasa de escolarización hasta los 14 años, pero que los jóvenes inactivos – los famosos “ninis” – siguen representando una parte significativa de su clase de edad (24.4% de los 14-29 años). Por otra parte, a pesar de que los resultados de los estudiantes mejoraron y que el desempleo está muy por debajo de muchos países más desarrollados, la inserción al mercado laboral es problemática y el acceso al empleo sigue siendo un privilegio de varón.

Ahora bien, México es el país que mayor proporción de la inversión pública destina a la educación (el 6% de su PIB, por encima de Francia, Italia, España y Alemania). Sin embargo, el nivel educativo alcanzado por sus alumnos demuestra resultados decepcionantes en comparación con los países de características similares. Por lo tanto – y es lo que más me llamó la atención – los límites del sistema educativo nacional no son curiosamente por un problema de dinero, sino de repartición. México gasta más que la mayoría, pero no gasta en los alumnos sino… en los salarios de los maestros (¡90% del gasto total!).  Asimismo, el informe nos enseña que los sueldos de los profesores de secundaria (en relación con el ingreso nacional per cápita) son los segundos más altos dentro de los 34 países más ricos del planeta. Y de igual manera los maestros de primaria, pues sus sueldos también están por encima del promedio de países de la OCDE.

Me parece una buena noticia que se premie los docentes a la altura del duro labor que efectúan; sin embargo, según mi experiencia como docente, el establecimiento de un sistema de evaluación a los maestros sería clave para mejorar la calidad educativa. Partiendo de la importancia del ejercicio de la docencia y de la vocación de servicio que esta profesión exige, una evaluación continua de la calidad contribuiría a la racionalización del sistema para que, por ejemplo, se deje de entrar en el magisterio por “palanca” y simple herencia (práctica totalmente incompatible con un sistema educativo moderno). Asimismo, evaluar el personal docente terminaría con conductas inadecuadas. En efecto, ¿en qué empleo se le permite a unos cuantos trabajadores faltar sin avisar o llegar constantemente tarde sin consecuencia alguna?

Claro, dichas evaluaciones deberían tomar en cuenta las condiciones de enseñanza de los diferentes planteles educativos y el hecho que la mayoría de los maestros fue formada con otras exigencias que las actuales. No es lo mismo un joven docente en una zona rural indígena que sufre de desnutrición que una zona urbana privilegiada; al igual que en Europa no es lo mismo una zona urbana residencial que un suburbio con fuertes desigualdades sociales. Para integrar semejantes contrastes, se podrían implementar “proyectos educativos institucionales” como en Francia, donde cada jefe de escuela presenta un plan de desarrollo de la política educativa específicamente adaptado al contexto de su escuela, así como los objetivos académicos propios a la institución, en relación con sus recursos y su entorno. Estos proyectos serían el resultado de un compromiso entre los diferentes actores (equipo educativo, padres de familia, municipio…).

En todo caso, el nuevo sistema debería proveer el acompañamiento y la capacitación necesaria a los docentes “reprobados”, ¿y por qué no?, hasta ofrecerles caminos de reconversión hacia otras profesiones si no cumplen con los estándares mínimos, tal como lo hace Inglaterra. En el mismo orden de ideas, no me parece incongruente que la antigüedad deje de ser el único factor de aumento salarial, y que se implemente un sistema de recompensa económica para los mejores educadores. Si no, ¿cómo vamos a formar mejores personas si los profesores no pasan las pruebas básicas?

Otro dato llamativo del informe: México se encuentra en 4º lugar en el número de horas de clase que cursan sus alumnos, justo después de Argentina, Chile y los EE.UU. Sin embargo, no se sabe con claridad qué se hace durante estas numerosas horas. Si los aprendizajes son evaluados por exámenes nacionales desde el 2006, no existe una inspección o autoevaluaciones de las escuelas (cosas que sí existen en 30 de los 34 países contemplados en el estudio), demostrando claramente que faltan mecanismos de rendición de cuenta sobre la actividad de los planteles.

El retraso educativo provoca graves consecuencias respecto al futuro del país y los alumnos más jóvenes carecen de perspectivas positivas a largo plazo. De este modo, el estudio detalla que se espera que menos de la mitad de los niños que comenzaron la escuela en 2010 se gradúen en el nivel medio superior, constituyendo así el peor resultado a futuro entre los 34 países. Además, únicamente 54% de los jóvenes de 15 a 19 años de edad en México están actualmente matriculados; cifra muy baja en comparación con Brasil (76%), Chile (75%) y el promedio de la OCDE (83%).

En los últimos años, la SEP ha demostrado un fuerte interés en la cuestión educativa, esperemos para el futuro de nuestros niños que próximamente encuentre la forma de sobrepasar los candados arcaicos que impiden una verdadera reforma educativa. Pero aún así, que quede claro que no podemos dejar en los hombros de los maestros la educación, ya que todos (padres, familias, gobierno, sociedad, medios) somos responsables de una educación de calidad.

Anuncios

Acerca de cronicaseuropeas

Observador de la actualidad europea. Profesor en la Universidad de Monterrey (UDEM, Monterrey, Nuevo León, México); catedrático en "Estudios Regionales de Europa" y "Sociedad y Cultura de Europa", titular de dos Maestría en Ciencias políticas y Relaciones Internacionales y de una especialidad de Maestría en Estudios internacionales. Empleado del Parlamento Europeo de 2002 a 2005.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pistas para una educación de calidad

  1. José Eduardo González dijo:

    Muy acertado, comparando con países de ingreso per cápita similar; México (y el futuro de nuestros hijos y nietos, como bien lo menciona) anda abajo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s