Una necesidad de supervivencia


ImageAl enterarme de que un arzobispo argentino ocuparía la silla pontificia, recordé el episodio histórico del traslado de la corte real portuguesa a América (en el actual Brasil), cuando en 1808 el monarca lusitano Juan VI – sin perspectivas de mantenerse poderoso e influyente si se quedaba en Europa – tuvo que trasladar el centro de su poder a América. Me parece que se le puede ofrecer una lectura similar al nuevo pontificado que hoy empieza.

Me explico: yo no sé si realmente fue el espíritu santo quien guió la decisión de los miembros del cónclave para la elección del cardenal de Buenos Aires como nuevo obispo de Roma, pero creo que el momento es histórico y que la designación del papa Francisco constituye más que un simple relevo del dimisionario Benedicto XVI. En efecto, le urge a la Iglesia volver a prender la llama del catolicismo en América, bajo amenaza de desaparecer; así de sencillo. Cuesta creer esto visto desde el norte de México, donde el catolicismo es un elemento omnipresente de la vida social, ¿verdad?

Algunos esperaban una ruptura drástica en el camino de la Iglesia católica, otros al contrario profesaban la necesidad de una continuidad con la línea anterior, mientras hubo también quienes amenazaron con profecías iguales de oscuras que lo negro del papa que esperaban. Más allá de estas alegaciones táctico-mágicas, es una realidad indudable que la nominación de Monseñor Bergoglio – jesuita, latinoamericano y con la etiqueta de “amigo de los pobres” – a la cabeza de la Iglesia de Pedro responde a necesidades de orden estratégico para el devenir del catolicismo. Considerando a la Iglesia como un actor global, su futuro debe pensarse como tal: a la escala mundial. Y me parece que las negociaciones para la elección del nuevo papa tomaron acertadamente en cuenta la realidad de la presencia y el vigor de su Iglesia a través del orbe; es decir su declive en Europa y que el núcleo de sus fieles está en América.

Se podía pensar que para restablecer la regla no escrita de la alternancia entre un papa italiano y uno de otra nacionalidad, los obispos de la península tenían cierta ventaja en la competencia electoral religiosa. Sin embargo, la realidad es que otro papa europeo después de Juan Pablo y Benedicto hubiera sido más de lo mismo y me atrevo a decir que potencialmente peligroso para el provenir del catolicismo. En efecto, ¿de qué hubiera servido otro originario del único continente en su mayoría ateo del mundo? En Europa, la realidad es que si bien las iglesias constituyen un actor social de relevancia; están mantenidas al margen de la esfera pública y sólo aparecen en algunas grandes preguntas de sociedad. Claro, el catolicismo todavía está muy enraizado en sus sedes históricas (España, Italia, una parte de Alemania, Francia en cierta medida…), pero la gran mayoría de las poblaciones viven una realidad cada vez más descristianizada. Y como la historia lo ha demostrado un sinfín de veces, un poder no puede esperar crecer – ni siquiera mantenerse – alejado de su base popular, afectiva y representativa; que en el caso de la religión católica, claramente se ubica en América latina. 

Y aún así, el catolicismo pierde seguidores de este lado del Atlántico. El caso mexicano, “2º país con más católicos del mundo” es revelador; las estadísticas del INEGI no mienten. ¡De 2000 a 2010, son alrededor de mil mexicanos que abandonaron el catolicismo cada día! Y así pasa en toda América, donde la concurrencia religiosa es feroz. La Iglesia católica se enfrenta a la competencia de las “religiones privadas” originarias de los Estados Unidos y de los movimientos protestantes que más fácilmente corresponden a las aspiraciones de las sociedades contemporáneas: una dirigencia transparente, mayor igualdad de género, respeto de los derechos de las minorías…  Agregado a esto, los escándalos – y más aún la complicidad de parte de su jerarquía – que tuvo que enfrentar la Iglesia católica le perjudicaron en su afán de portar un mensaje de esperanza creíble para el siglo XXI.

Que ciertos sectores tradicionalistas y conservadores se nieguen a ver esta realidad mundial sólo agudiza la problemática central del catolicismo en 2013: si los que manejan la institución religiosa no adaptan su proyecto, se acrecentará la ruptura entre jóvenes y adultos; entre tradicionalistas y progresistas; y reforzará el atractivo de los nuevos movimientos espirituales.

El riesgo que enfrenta el catolicismo en México y en América es que se vuelva una religión localista y sin mensaje universal, que represente únicamente a un núcleo duro y cerrado de fieles. En esta perspectiva de supervivencia y de feroz lucha político-espiritual, la elección de un papa latinoamericano me parece una jugada estratégica atinada para tratar de contrarrestar las “nuevas religiones” y darle una segunda juventud al catolicismo mundial.

Anuncios

Acerca de cronicaseuropeas

Observador de la actualidad europea. Profesor en la Universidad de Monterrey (UDEM, Monterrey, Nuevo León, México); catedrático en "Estudios Regionales de Europa" y "Sociedad y Cultura de Europa", titular de dos Maestría en Ciencias políticas y Relaciones Internacionales y de una especialidad de Maestría en Estudios internacionales. Empleado del Parlamento Europeo de 2002 a 2005.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s