Ucrania y la democracia palidecida


Imagen

¿Qué no se ha dicho sobre la situación en Ucrania? ¡Mucho! Es cierto que la cobertura de la crisis ucraniana en los medios mexicanos e internacionales ha sido importante en cuanto a tiempo y número de líneas dedicadas al tema, pero la gran mayoría de los comentarios se vieron sesgados por el único punto de vista que parece ser válido: el “nuestro”, el occidental.

Definitivamente no se trata de absolver al presidente ruso Vladimir Putin o el ex presidente ucraniano Yanukovich de sus probables responsabilidades en la muerte de manifestantes, pero sencillamente creo que para comprender, informar y opinar sobre un conflicto, es necesario aprehender el tema bajo todos los ángulos pertinentes posibles.

El primer problema que le encontré a la cobertura mediática es que pocos medios rindieron cuenta de la división fuerte que existe dentro de la misma población ucraniana. El gobierno mexicano expresó su “profunda preocupación” por la situación en Ucrania y no es para menos, de tan compleja que es la situación. Simplemente, ¿cómo comprender realmente lo que está sucediendo actualmente en este país del este de Europa si la mayoría de los medios “informan” únicamente con generalidades,  simplificaciones o banalidades? Mucho énfasis se le ha puesto a las manifestaciones “a favor de un acercamiento con la Unión Europea” (UE) pero poco se mostró de las demostraciones de cariño y de la voluntad de ser rusos de buena parte de la población. Nombrar a todos los manifestantes como “pro-europeos” es una farsa mediática resultante de la formación indigente de ciertos periodistas, a menos que sea una estrategia de engaño deliberada de las opiniones públicas.

Creo firmemente que una condición previa al buen desarrollo de la democracia es el equilibrio en la información y la equidad entre todos los ciudadanos. Por esto denuncio la visión simplista con la que tanto he chocado en las últimas semanas y según la cual los “buenos” serían los pro-occidentales y los “malos” los pro-rusos. Estaríamos negando la existencia misma de identidades si solo viéramos este conflicto por el prisma de nuestra realidad.

Es cierto, organizar un referéndum fantoche y apresurado en una Crimea ocupada militarmente por Rusia y sin control internacional es una burla al Estado de derecho.  Pero la posición estratégica de Rusia es más compleja que simplemente “un país que quiere conquistar a sus vecinos”. Recordemos que los rusos son una nación histórica ávida de recobrar su importancia geopolítica pasada y que han sufrido un sinfín de humillaciones desde la implosión de la Unión Soviética en 1991. Asimismo, aceptaron pacíficamente – cabe subrayarlo porque no había ningún seguro de que así iba a suceder – que su antigua zona de influencia (Europa del Este) integrara la Unión Europea y la mismísima OTAN, organización de protección político-militar dominada por Estados Unidos y que llega ahora hasta las fronteras inmediatas de Rusia con los países bálticos (Lituania, Estonia, Letonia).

El hecho que los medios masivos compartan las mismas fuentes originales de información explica en gran parte esta parcialidad, pues una parte no despreciable de los periodistas que relatan los eventos europeos no van más allá de una vil repetición sin reflexión de los comunicados de las grandes agencias de prensa (Reuters, AFP etc.), ya que “así funciona” el acceso a la información internacional.

Esto dicho, sirva el presente espacio para corregir unas inexactitudes que se repiten demasiado a mi gusto en los medios informativos, incluyendo a las redes sociales.

Primera aclaración: el ahora ex presidente Yanukovich fue elegido democráticamente y gozaba de la prerrogativa de decidir de las orientaciones estratégicas de su país. Si él prefería un tratado con Rusia a un acuerdo de asociación política con la UE, independientemente de la razón (la corrupción y el puente de oro que sin duda iba a llevarse él personalmente), era conforme al derecho nacional e internacional. Al contrario, el que ahora firmó las bases para llegar a tal acuerdo, el actual Primer ministro Yatseniuk, no goza en mi opinión de la legitimidad suficiente para tomar este tipo de decisiones. Si bien entiendo la necesidad urgente que tenía Kiev por acercarse a la UE, me pregunto si no pudiera haber dejado tan importante decisión para el próximo presidente, elegido en mayo del presente año. En efecto, a Yatseniuk, ¿quién lo eligió? Definitivamente no el pueblo y no representa más que algunos intereses.

También fallaron los medios en su interpretación de las manifestaciones de Kiev. ¿Acaso piensan realmente que la población (bueno, la parte no instrumentalizada) iba a pasar días y noches a arriesgar su salud – y en cierto casos su vida – para defender un acuerdo esencialmente comercial de su país con la UE? No, la verdadera razón de este hartazgo es la corrupción percibida en las élites y los oligarcas que dominan la economía nacional; situación que se traduce en carencias socioeconómicas tremendas para la población. Pocos noticieros explicaron que Ucrania enfrente crisis mucho más fuertes que sus vecinos inmediatos, y que por ejemplo, el salario promedio ni siquiera alcanza la mitad del de Bielorrusia.

Ahí, lo curioso es ver que cuando se menciona a aquellos oligarcas que saquean al país y casi no pagan impuestos a pesar de tener ganancias multimillonarias en dólares escondidas en paraísos fiscales, solo se alude a los cercanos al corrupto Yanukovich. Es impresionante constatar que los oligarcas “pro-occidentales” no son considerados como un problema, pues ellos son “buenos ucranianos enamorados de su patria” (entiéndase “que no van a caer en las tentaciones rusas”).

Por último, se menciona con frecuencia la supuesta “dependencia” europea al suministro energético por parte de Rusia. Es cierto y no se puede negar que algunos países de los más importantes geopolíticamente hablando, como Alemania, surten casi un tercio de su consumo con el productor ruso. Pero no olvidemos que la cuestión energética es casi siempre un arma de doble filo: ¿qué pasa si un vendedor deja de vender sus productos? Es innegable que afecta a sus clientes habituales, pero él también se encuentra en un serio problema, pues tiene la necesidad absoluta de encontrar nuevos clientes para evitar una crisis de sobreproducción, la caída del mercado etc. ¿Por qué cree que a pesar de las múltiples tensiones y amenazas entre Venezuela y los Estados Unidos, entre Irán y el Occidente, o durante la misma Guerra Fría y ahora en los episodios de tensiones con Rusia, se ha cortado tan pocas veces el suministro de petróleo y gas? Sin olvidar en el caso presente que esta dependencia funciona en ambos sentidos: Rusia no produce mucho más que gas, petróleo, armas y … vodka; situación que le obliga a importar más de la mitad de sus productos de consumo común… ¡de la Unión Europea!

Repito, lejos de mi la idea de rehabilitar a Yanukovich o al autócrata Putin, pero definitivamente, ni Europa ni los Estados Unidos pueden erigirse como los modelos de ética y de respeto al derecho internacional que ahora pretenden ser. Me pareció urgente establecer este punto que muy pocos medios se atrevieron a hacer.

Anuncios

Acerca de cronicaseuropeas

Observador de la actualidad europea. Profesor en la Universidad de Monterrey (UDEM, Monterrey, Nuevo León, México); catedrático en "Estudios Regionales de Europa" y "Sociedad y Cultura de Europa", titular de dos Maestría en Ciencias políticas y Relaciones Internacionales y de una especialidad de Maestría en Estudios internacionales. Empleado del Parlamento Europeo de 2002 a 2005.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ucrania y la democracia palidecida

  1. hvazquezt dijo:

    Comparto plenamente la opinión del autor, pero me cuesta trabajo aceptar la dictadura de Putin y el desprestigio del ex de Ucrania.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s