Michoacán, punto de atención mundial

Image

 

Pánico en el Estado mexicano: salieron las autodefensas a defender sus derechos básicos en Michoacán. Preocupación en el resto del país: no hay periódico, noticiero u reunión política que no trate de analizar y entender el caso. Nerviosismo en la población, que en muchos sectores teme el (re)surgimiento de movimientos armados en diversas partes del país. Tal es el panorama que incitó – otra vez – a los medios y a la opinión pública europea a ponerle atención a México en este inicio de 2014.

Comentarios de incomprensión e incredulidad surgieron del otro lado del Atlántico, donde por ejemplo personajes como José Manuel Mireles (el jefe de las autodefensas), atrajeron la mirada de cuantiosos periodistas, y un municipio como Apatzingan se ganó un lugar en el mapa. En general, mucho se ha comentado en Europa sobre Michoacán; la producción de drogas sintéticas, el comercio internacional ilícito al que se libran las mafias por medio del puerto de Lázaro Cárdenas y la presencia reforzada de tropas del ejército desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón, entre otros.

Hace unos días, me comentaba un ex dirigente de uno de los principales cuerpos policiales de la Federación que en su opinión hace por lo menos 20 años que este país está listo para un estrellamiento violento y que éste bien pudiera estar sucediendo… ¿Será? En medio de tanta confusión y fuentes contradictorias de información, resulta espinoso saber a ciencia exacta quiénes son precisamente los involucrados y los intereses en juego en Michoacán. ¿Milicias apoyadas por carteles deseosos de prender el fuego a la pólvora o auténticos movimientos de protección ciudadana? Si la cuestión es pertinente, no deja de ser compleja; y tal vez más de lo que se piensa si se consideran las ramificaciones internacionales del asunto. Es muy posible que las autodefensas estén financiadas por “paisanos” emigrados en los Estados Unidos, mientras quedó demostrada una responsabilidad europea en el abastecimiento de armas provenientes de Grecia, Alemania, Italia, Bélgica, o Turquía; muchas entregadas por medio de barcos originarios del mismo continente. Por otro lado, acordémonos también que los mismos Caballeros Templarios se presentan como una “hermandad” que busca el bien y la seguridad de los michoacanos y que la percepción que se puede tener sobre uno u otro grupo depende mucho del ángulo que los medios nos quieren ofrecer…

Lo seguro es que el manejo confuso del conflicto por parte de las autoridades no deja augurar nada bueno. Después de un largo período de “tolerancia” – que en mi opinión se pareció mucho a un apoyo escondido del gobierno federal a las autodefensas que se formaron hace más de un año – se “borró” al gobernador Vallejo para nombrar a un comisario especial “para el Desarrollo Integral” (sic) y se buscó desarmar literalmente a los grupos de autodefensa; antes de retroceder y de tratar de absorberlos en las tropas locales del ejército, reintegrando de paso al gobernador en el proceso de negociación.

¿Falló el Estado en el Suroeste mexicano? ¿Pueden todavía imponerse las instituciones, donde ya no tienen crédito en los ojos de la población? Si procedemos a un análisis funcionalista básico del papel que debería teóricamente cumplir un Estado, es posible diagnosticar el desvanecimiento momentáneo de la soberanía del Estado mexicano en Michoacán. En efecto, la legalidad y la institucionalidad fueron parcialmente aniquiladas en lo que llevamos del conflicto; la unidad estatal está claramente en peligro y “se discontinuaron” los deberes básicos del Estado: mantener el orden público, elaborar y aplicar las leyes, defender el territorio y su población, asegurar el desempeño regular de las actividades económicas…      

Ahora bien, ¿qué consecuencias puede conllevar esta situación alarmante para el resto del país? Además de una posible reproducción del esquema de formación de autodefensas en otras partes de la República (escenario que el ejecutivo nacional quiere evitar a toda costa, pero ya salieron embriones de autodefensas en Guerrero, Veracruz y Coahuila), México se verá infaliblemente confrontado a los resultados de la pésima imagen internacional con la que tiene que cargar. La misma precipitación con la que algunos responsables políticos salieron a asegurar que esto no iba a suceder demuestra el tamaño de la amenaza. Sin embargo, creo que la cobertura mediática mundial afectará necesariamente la imagen – ya de por sí muy negativa – del país en Europa y el resto del mundo. Pero esto será el tema de mi siguiente columna en este espacio… 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿El personaje del año?

Image 

Durante el pasado mes de diciembre, Europa, como el resto del mundo, se libró al tradicional ejercicio de remembranza de los acontecimientos ocurridos durante lo que ahora es el año pasado. Entre ellos, los canales de televisión, revistas y periódicos resaltaron a los personajes más emblemáticos del 2013 por su impacto – positivo o negativo – sobre la actualidad de cada país.

Viendo un poco los personajes más mencionados en los distintos países europeos, queda claro que no solamente los países católicos están de acuerdo para subrayar el fortísimo impacto que tuvo la elección del papa Francisco, pues para muchos vino el argentino a dinamitar una institución clerical esclerosada por sus tensiones internas y sus escándalos. En efecto, en distintos campos sensibles de la Iglesia católica, Jorge Bergoglio rompió paradigmas de silencio y tradicionalismo, creados y reforzados por sus antecesores; sea en la sanción de las riquezas indebidas de algunos de los más altos clérigos, en su declaración de humildad frente a los homosexuales, en el reconocimiento y la denuncia de los múltiples casos de pedofilia que convulsionaron a la Iglesia en los últimos años, o también en los casos de espionajes dentro del mismo Vaticano.

Sin embargo, y a pesar de la inesperada personalidad del nuevo papa, creo que es en otras polémicas de espionaje que encontramos al personaje más relevante del año 2013 para Europa, en la persona de Edward Snowden. Es difícil no haber escuchado el nombre de este joven ex colaborador de la NSA (la agencia de seguridad nacional de los Estados Unidos) que reveló al mundo cómo nuestro vecino espió a sus propios dirigentes, a sus vecinos americanos (en primer lugar de los cuales Brasil y México) y a sus – teóricamente – aliados europeos, instrumentalizando la supuesta lucha contra el terrorismo que lleva a cabo su país.

Aunque se confirmó ulteriormente que muchos de estos “aliados” le ayudaron en su empresa de vigilancia global, las revelaciones explosivas de Snowden y su explicación precisa de la mecánica de espionaje que desarrolló el país más poderoso del mundo me parecen tan relevantes como para valerle a su autor el título honorífico de hombre del año 2013. El impacto geopolítico del “asunto Snowden” podría ser tremendo en el futuro de las relaciones euroamericanas. Veo difícil – por lo menos a corto plazo – que los europeos más afectados por este procedimiento obviamente ilegal puedan restablecer una relación de confianza bilateral con el pretendido “amigo” norteamericano. Por ejemplo en el caso de Alemania – el líder geoestratégico de Europa – arduamente me figuro a la canciller Angela Merkel colaborando estrechamente con Obama hasta el final de su mandato después de haberse enterado que la NSA vigiló clandestinamente su teléfono celular personal.

El asunto no quedó ahí y la Comisión Parlamentaria de las Libertades Civiles del Parlamento Europeo abrió la puerta a una posible audición de Snowden, quien se encuentra actualmente refugiado en Rusia. La videoconferencia tendría lugar en abril, pero requiere todavía del aval de la mayoría de los eurodiputados. Recordemos que el año pasado, la vicepresidenta luxemburguesa de esta Comisión Viviane Reding agradeció públicamente a Snowden por sus revelaciones.

Los Estados Unidos reaccionaron duramente ante esta posibilidad, pues para algunos miembros conservadores del Congreso estadounidense, Snowden sería un “traidor”. Asimismo, Mike Rogers, ex agente del FBI, afirmó sin reírse que escuchar a Snowden “no estaba a la altura de la dignidad” del Parlamento Europeo. Rogers considera probablemente “dignas” las escuchas ilegales que violaron los derechos individuales de millones de personas… 

Pero más allá del impacto desastroso en las relaciones bilaterales de las revelaciones explosivas de Snowden, lo acontecido constituye probablemente una oportunidad para reflexionar sobre el papel de la tecnología que nos libera a la vez que nos aliena. Asimismo, constatamos el cambio de naturaleza del poder en el sistema mundial actual, pues un pequeño grupo que controle las herramientas tecnológicas de poder en un país (una agencia de seguridad en este caso) puede otorgarse el derecho de usar estas técnicas en total ilegalidad – e impunidad hasta la fecha – para espiar por todos lados y a cualquiera, según el sentido de sus intereses económicos, ideológicos o tribales, en contra del beneficio común.

Y la justificación que se escucha ocasionalmente, según la cual la política internacional no es asunto de ingenuos y que los dirigentes de las agencias de información y de seguridad tienen que usar de todas las herramientas a su disposición para salvaguardar “nuestros” países de amenazas internacionales (en específico terroristas) no es ni válida ni defendible, pues ¿qué sabemos de los intereses de los que mandaron y ejecutaron estos actos de espionaje sistemático? ¿Acaso son inevitablemente preocupados por el bien de su país y no de otros grupos? A través de la fachada mediática, un análisis del orden internacional actual y de los principales grupos de poder en las “democracias” europeas y mundiales dejaría suponer el contrario, tan fuertes que son los intereses mercantilistas, ideológicos, económicos, y de poder que ciertos grupos ostentan dentro de los estados.

Entonces, los europeos ¿victimas o culpables del espionaje de la NSA? Seguramente entre los dos, pero definitivamente no fueron inocentemente manipulados como se quejaron los dirigentes tartufos que reaccionaron a las revelaciones-bombas de Snowden. Ya se demostró que países como Francia participaron a estas maniobras de vigilancia ilegal hacia otros países.

Gracias al valor admirable de un hombre que tomó tremendos riesgos para denunciar públicamente los abusos de un sistema, los ciudadanos europeos estamos enterados del juego sucio paradiplomático al que se libraron nuestros dirigentes cómplices del espionaje del Viejo Continente desde hace años. Sin embargo, queda por especificar quién de los distintos países participaron conscientemente a esta manipulaciones y hasta qué punto. Posiblemente 2014 nos lo apuntará.

Así que sin duda, por todo lo valioso que nos permitió saber; Snowden, ¡hombre del año 2013 en lo que a los europeos respecta!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nuestro pernicioso amor a la forma

Image 

El primer año de política interior de la administración Peña Nieto me parece ubicarse mucho más en el espejismo de la palabra que en la acción del cambio real. No descarto que en el futuro, el “cambio verdadero” (para parafrasear a López Obrador) suceda con la actual administración, pero por el momento simplemente no se ve por dónde podría acontecer.

En el ámbito nacional, ya se ha dicho mucho de la imagen propia del presidente y de su famoso copete; mientras en el escenario internacional, el mandatario ha sido ultra activo para tratar de proyectar la imagen de un México pacífico y tierra de inversiones seguras; esencialmente durante sus viajes por Europa (Irlanda del Norte, Reino Unido, Francia, etc.). Todo el contrario de la funesta percepción generalizada que se tiene más allá de nuestro país. En efecto, aunque no llegan en los medios europeos imágenes de violencia cruda y explícita como aquí, la violencia generada en el país ocupa buena parte de los espacios informativos europeos, especialmente los españoles, cuando antes el foco de atención de la prácticas más violentas y crueles del orbe era Irak o Afganistán.

Como lo expresó también Thomas K. Neisinger, responsable en América Latina de la Secretaría de Asuntos Exteriores de Alemania, durante su estancia en el DF, es fundamental mejorar la imagen de México “en seguridad pública y derechos humanos” para que se puedan llevar a cabo reales colaboraciones sobre temas relevantes como la “biodiversidad, la lucha contra el cambio climático y la transformación energética” y obviamente “la economía”.

Hoy, a un poco más de un año de la toma de protesta del nuevo presidente, resulta atrayente analizar la construcción ideológica de este México que se pretende vender al mundo. Después de considerar campañas públicas como el programa “Hablemos Bien de México”, así como varios discursos pronunciados por Peña Nieto en foros internacionales, me queda claro que se trata de erigir una realidad diferente a la que existe efectivamente, (sea la que sea LA verdadera realidad, pues cada quien puede tener “la suya”, constituida de matices respecto a una base común innegable). En sus discursos, el presidente promueve la ilusión del bienestar y de ser totalmente dueños del futuro de un país idealizado; libre, justo y harmonioso. Obviamente, un político es por definición alguien que promueve sus ideales y defiende los intereses inherentes a su cargo. Estas palabras mediáticas “de fachada” se basan comprensiblemente sobre las convicciones y las necesidades del puesto de presidente que ocupa Peña. Pero por la misma razón, es natural que los observadores expliquen, analicen y critiquen estas posturas.  

En este caso, lo que molesta de estos repetidos discursos es la superficialidad que Octavio Paz nombraba “nuestro pernicioso amor a la forma”, en la que se cuida la imagen más que la realidad, lo superficial más que lo substancial. En lugar de preocuparse por mejorar realmente y concretamente el país – y en este caso uno podría asumir que la percepción internacional que se tiene sobre México cambiaría “solita” – los dirigentes trabajan generalmente a contrarrestar, desdibujar y minimizar lo negativo con el discurso, resaltando artificialmente lo positivo a golpes de palabras.

Qué lástima que no se reconozcan las verdaderas causas del mal que corroe a nuestro país, porque éste claramente tendría ventajas que ofrecer a la comunidad internacional en su conjunto (entiéndase los empresarios, inversionistas, estudiantes, turistas, etc.). Al contrario, se maneja a una retórica negadora de la realidad y se trata de tapar la realidad con programas de relevancia desigual. Sin embargo, hay que reconocer que la ciudadanía también tiene su parte de responsabilidad, pues no exige cuentas claras a sus dirigentes, a pesar de las posibilidades de acceder a una información transparente sobre el estado actual del país.

No obstante los múltiples esfuerzos en este sentido, simplemente no mejoran la imagen de México en Europa y el mundo, a pesar de la ventaja natural que tiene nuestro país, tradicionalmente considerado en el imaginario popular europeo como una tierra casi mítica y de gran historia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un primer año de diplomacia prometedora

Image

Después de que el presidente Peña Nieto cumpliera un año en el poder, resulta lógico cuestionar sus logros en todos los ámbitos de gobierno. En el tema de la política exterior, la escasa experiencia del mandatario no le ha impedido llevar a cabo un programa muy protagónico, pues incluyó no menos de dieciséis viajes en América, Asia y Europa. Conforme al propósito de esta columna, me interesa especialmente sacar las primeras enseñanzas de la relación entre México y Europa, pues cuando Peña Nieto era solamente “presidente electo”, emprendió en 2012 una gira muy prometedora por el Viejo Continente durante la cual se hizo el promotor de una reactivación de las relaciones trasatlánticas.

Y es que renovar la diplomacia mexicana parecía muy necesario después de doce años de panismo, que sin desmeritar algunos de sus logros, también quitaron a México parte de su tradicional reconocimiento diplomático. Por ello considero entendible el “activismo diplomático” de Peña Nieto, tomando en cuenta la necesidad de entablar relaciones internacionales conformes a las exigencias de la agenda del siglo XXI del país.  

Desde luego que se entiende que la región Asia Pacífico tenga la prioridad, pues Estados Unidos y China son los primeros dos socios comerciales de nuestro país. Todos recordamos el fasto con el que se recibió al nuevo presidente chino Xi Jinping en abril, que se justifica por la necesidad de penetrar mayormente el mercado interno chino para reequilibrar la balanza comercial entre ambos países.

¿Y Europa en todo esto? Después de la fortísima polémica por la liberación de la supuesta secuestradora Cassez por la Suprema Corte, el presidente fue invitado del G8 (grupo de los ocho países más importantes en las relaciones internacionales) en Irlanda del Norte donde abogó a favor de una renegociación de las relaciones institucionales para profundizar los vínculos – comerciales esencialmente – con la Unión Europea. Intercambió sus ideas y planes con el Viceprimer ministro británico Nick Clegg sobre el porvenir de la relación bilateral, y aprovechó para reafirmar la colaboración estratégica que mantienen España y México, especialmente en el sector energético. El problema es que a pesar de los esfuerzos, todavía no se logra detonar el fuerte potencial que existe entre las dos partes, a pesar de contar con todo lo necesario; “Acuerdo Global” de cooperación y comercio, y estatus de “Socio Estratégico” que permite grandes inversiones, entre otras cosas. 

Espero y deseo una mayor relación bilateral con la Unión Europea – que es ni más ni menos que el primer bloque comercial del mundo – y con los principales países europeos socios de México, pues el potencial de acercamiento comercial, económico, cultural y político es enorme. Más allá de nuevas oportunidades de mercado, Europa podría contraponerse a la influencia omnipresente de los Estados Unidos en las decisiones mexicanas. Recordemos por ejemplo la timidez de la protesta oficial de Peña Nieto en los asuntos de espionaje por parte del vecino del norte, comparándolos con los vigorosos reclamos de la presidenta Rousseff de Brasil.

En fin, vemos que México poco a poco trata de romper con la relativa apatía internacional en la que en mi opinión había caído paulatinamente en los últimos años, lo cual pienso igual de útil que necesario, pues más allá del “turismo diplomático” que la oposición política llegó a denunciar, me parece fundamental no dejar que otros países emergentes nos “roben” las oportunidades de desarrollo que marcan el siglo XXI (entiéndase por ejemplo la captación de las inversiones extranjeras positivas para un desarrollo incluyente del país y el acceso a nuevos mercados emergentes).

Este primer año de política exterior me parece haber puesto las bases para lograr acrecentar y consolidar el papel geoestratégico de México en el mundo, respondiendo adecuadamente a los intereses nacionales. Es correcto subrayar las deficiencias de las medidas de política interna y de las supuestas “reformas” del ejecutivo, pero creo también justo aclarar sus logros parciales pero reales en materia diplomática, más allá de cualquier consideración partidista. Asimismo, se está entablando un diálogo político con nuevos socios, se promociona a México para contrarrestar un poco su pésima imagen internacional de “narcoestado”, y por último se estimula la inversión y el comercio exterior, así como la participación a eventos y foros internacionales.

Sin embargo queda mucho por hacer, especialmente concretizar los discursos en hechos tangibles en todos los campos relevantes como lo son la ciencia y la tecnología para fomentar la innovación, y las sinergias empresariales para generar empleos. El reto es delicado y las perspectivas reservadas, pero hace falta constatar que el inicio es prometedor.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nuevos impuestos… ¿Utilizados para qué?

 

 

Image

Mientras el Viejo Continente no termina de truncar el gasto público para supuestamente sanar su economía, México no se queda atrás como lo demuestra la enésima revisión a la baja de su crecimiento económico para el presente año.

En este contexto se crearon por ambas orillas del Atlántico nuevos impuestos que afectarán a toda la población. La diferencia quedó en que cuando ciertos impuestos europeos van contra los más pudientes (por ejemplo el impuesto a… ¡75%! Sobre los que ganan más de un millón de euros en Francia), aquí los impuestos le pegan mayoritariamente a la clase media – a pesar de la recién propaganda en los medios masivos para hacernos creer el contrario – y dejando intocados los intocables, es decir a los extremadamente ricos y las grandes empresas.

Un ejemplo que no se ha mencionado y que encuentro particularmente inicuo: el impuesto de 10% sobre las ganancias en la Bolsa Mexicana de Valores. Si a primera vista la medida parece atractiva, pues toca principalmente a los más ricos, se trata en realidad de una decisión injusta porque este impuesto se aplicará exclusivamente a las personas físicas y NO a las personas morales. Traducción: usted y yo, pero no las grandes empresas. De igual manera, cuando las empresas otorgan un dividendo a sus empleados, estos verán también retenido un 10%.

Es cierto que mecanismos similares existen en países europeos, como lo explicó el gobierno federal para justificarse, pero las empresas mexicanas requieren más de incentivos que de penalización. Aparte, lo que implica este argumento es incorrecto, ya que no existe ningún estándar internacional para llevar a cabo una comparación eficaz con otros países.

Así, pues, si usted tiene una cuenta de ahorro o “de inversión” como le llaman los bancos, ¡tendrá que pagar el 10% de lo que le deja esta cuenta!  Mientras tanto, las grandes empresas que hacen lo mismo, pero como personas morales no pagarán este nuevo impuesto. Peor aún: todos los trabajadores llamados “cautivos”, es decir los de clase media a quien se retienen los impuestos a la fuente del sueldo, son el blanco de esta reforma. Los otros, los que están haciéndose ricos en la informalidad, ni quién se atreve a bajarles el negocio o simplemente a ponerles reglas… Estos trabajadores “cautivos” son los que generalmente tienen AFORE. Y no sé si está enterado, pero las AFORES meten en la Bolsa de Valores parte de nuestro ahorro para que rinda frutos, así que también habrá que “compartir” con el Estado lo ahorrado para el retiro…

Me parece propiamente alucinante que se pretenda cobrar impuestos sobre los ahorros de los trabajadores, pues estos peculios duramente constituidos para mucha gente son el rendimiento de la perseverancia y del esfuerzo. Ya se paga una primera vez el impuesto cuando se percibe el sueldo del cual se genera un ahorro. En resumidas cuentas, a partir del siguiente año se va a cobrar ni más ni menos que un doble impuesto sobre el trabajo.

Desgraciadamente, en Europa también vimos casos escandalosos en los pequeños países que no tienen fuerza de oposición a la casta bancaria en el poder. Asimismo, los ahorros de los trabajadores de Chipre se vieron impuestos a la altura de entre 6.75% y 9.9% del día a la mañana; es decir que el Estado para no desaparecer tuvo que puncionar de forma autoritaria una décima parte de los ahorros de sus ciudadanos (lo cual corresponde perfectamente a la definición de un “robo”: Quitar o tomar para sí con violencia o con fuerza lo ajeno, según la Real Academia Española)

La pregunta, ahora que se decidieron las alzas de impuestos aquí como allá, es la siguiente: ¿para qué, para quién o cómo se van a utilizar estos nuevos recursos?

En México, es curioso que se pretenda regresarle a la gente con una mano lo que se le quitó con la otra (los impuestos); con programas sociales que sabemos que NO funcionan (pues aumentó el número de pobres a pesar de todo lo que se gastó). Es bien sencillo: se estima que duplicar el programa “Oportunidades” cada año reduciría la pobreza de un 2% apenas. Y ahora el nuevo programa emblemático del gobierno federal sólo se enfoca en el hambre como indicador de pobreza, cuando una verdadera política social debería de concentrarse en garantizar acceso a la salud, a la educación y trabajos con sueldos dignos. Con esto se mejoraría automáticamente la situación del hambre. Y de paso disminuiría la violencia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Oro – negro – a cambio de espejitos

Image

¡Y sigue la lavadora mediática de cerebros! En las últimas semanas salieron los defensores de las “reformas” del ejecutivo nacional en todos los medios de comunicación para explicarnos lo bueno y absolutamente necesario que es permitir la entrada de capital extranjero en las fuentes de energía mexicanas (que por cierto pasaron de mencionar “contratos de utilidad compartida” a hablar ahora de “licencia”, para no mencionar la palabra “concesión” y sin que se supiera más de qué se trata exactamente). Y no dejaron duda alguna: estar en contra significaría necesariamente un retroceso que solo desean los izquierdistas arcaicos opuestos a la “modernidad”, al “futuro” y al “desarrollo“ de México.

El argumento principal es que PEMEX debe compensar una caída en su producción, y que para ello debe acceder a más tecnología e inversión extranjera (sin preguntarse cómo podríamos mejorar el régimen fiscal y la pésima administración de la paraestatal para no afectar su competitividad), pero que ni una tuerca de PEMEX se venderá.

Así pues, Cristina Díaz, dirigente de la priista Confederación Nacional de Organizaciones Populares, nos advirtió que a través de la reforma deseada, se generarán más empleos (supongo que se refiere a los mismos empleos que inducía la “reforma laboral” del año pasado y que nunca se crearon). También nos aseguró la Sra. Díaz que así tendremos más oportunidades educativas y fomentaremos el sacro-santo “desarrollo” de México. Por su parte, el Sr. Gobernador de Tamaulipas afirmó que la misma reforma es forzosa para alcanzar un mayor “desarrollo social”, y por si no hubiéramos entendido bien, otros personajes nos hicieron el favor de reforzar el pensamiento ambiente – y en televisión nacional por supuesto – como el presidente de la COPARMEX o también el gobernador del Estado de México Eruviel Ávila, quien promocionó el “desarrollo” que alcanzaríamos casi automáticamente al adoptar la reforma (dicho sea de paso, yo nunca entendí porque siempre vemos tanto en televisión nacional al gobernador del Edomex, pero bueno, esto es otro tema…). Es más, el propio secretario de Energía trató de asustarnos, explicando que si no actuamos (¿vendemos?) ahora, podría ser “demasiado tarde”.

El problema es que este concierto mediático catastrofista y el discurso de “no hay de otra” y “es nuestra última oportunidad” ya se ha escuchado en México… hace más de 20 años, con las privatizaciones masivas de empresas estatales que culminaron con el presidente Salinas: banca, telefonía, fundidoras, aerolíneas, ferrocarriles, televisión, hoteles, seguros, empresas químicas (…). Cabe aclarar aquí que no estoy fundamentalmente en contra de la inversión privada o de la privatización de grandes empresas parcialmente ineficientes, pero simplemente la historia reciente ha demostrado que en este país las privatizaciones han creado dinastías empresariales y fortunas familiares antes de cualquier bien común.

Resultado de las privatizaciones de la época de los 1990: la explosión de la desigualdad en el país, con un grupo “élite” cercano a la casta en el poder que se enriqueció de una manera bárbara. Si en 1991 el país contaba con “apenas” dos personas con fortuna superior a los mil millones de dólares, al final del sexenio de Salinas eran más del doble (24). Hoy en día, el “Reporte Global de Riqueza 2013” del banco suizo Crédit Suisse señala que México cuenta con 186 mil millonarios (en dólares, por favor). La cifra da vértigo.

También supimos por una de las fugas de información estadounidense a las que nos acostumbramos en los últimos años que la embajada de los Estados Unidos en la capital consideraba que una gran parte de los empresarios multimillonarios del país deben su fortuna directamente a Salinas de Gortari. En un documento publicado, decía refiriéndose a los empresarios-nuevos millonarios que si bien “estos individuos han hecho aportaciones importantes a la sociedad (…), esta concentración de la riqueza y poder económico dificulta la capacidad del país para aumentar y profundizar su competitividad en industrias importantes.

Y ahora por esta falta de competitividad, pensamos en permitir la entrada de capital extranjero en el sector energético mexicano. Les comento al respecto que la prensa europea está repleta de comentarios de empresas “en espera” de poder sacar provecho de la apertura de los energéticos mexicanos. El propio Martin Schulz, Presidente del Parlamento Europeo abogó “a favor de la apertura a la inversión extranjera que interesa a los estados europeos”, y no creo que este personaje haya argumentado tomando en cuenta el bienestar de los mexicanos, pero más bien el beneficio previsto para las empresas europeas.

Hay que ser bien necio y sesgado – o con intereses en los grupos en el poder – para negar esta realidad y no ver el discurso “vende-espejismo” actual. Simplemente la historia nos da más que muchas razones para dudar que esta supuesta “reforma” del sector energético se hará realmente en el interés de los mexicanos y a favor de la seguridad energética del país.

Hoy las colusiones entre intereses personales, grupos políticos y grandes firmas transnacionales son demasiado comunes y peligrosas para creer ingenuamente que lo que se trama es “para el bien de México y de los mexicanos” como nos lo repiten algunos por todos los canales de información posibles. La experiencia pasada y la situación actual nos demuestran que no existen las condiciones necesarias para creer en este cuento que ya se tuvo que tragar México hace 20 años. Por ejemplo, ¿sabía usted que el actual secretario de Hacienda fue empleado por la empresa OHL del ex secretario de Hacienda de Carlos Salinas de Gortari y que precisamente esta empresa española tiene grandes intereses energéticos en nuestro país? Entonces preocupa que regresen los mismos siniestros personajes, cantándonos ahora, que compartiendo las riquezas energéticas nacionales con empresas extranjeras se va a alcanzar el bienestar y el desarrollo… prometido desde hace más dos décadas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La lectura, ¿sólo una vez al año?

Image

En Europa se celebran un sinfín de eventos de promoción del libro y en muchos de ellos se ha celebrado a México como distinguido país de producción literaria. Recordamos que el “Salón del Libro” de París, uno de los sucesos literarios más importantes del Viejo Continente aclamó a México como invitado de honor hace un par de años. Fuentes, Rulfo, Reyes o Paz se encontraban en los pasillos de este mega evento como algunos de los representantes más reconocidos del primer país editor de libros de toda América Latina (¡Sí, sí, se trata de México!). Este año, es el Salón del Libro de Ginebra, Suiza, quien promovió el lugar de México en el mundo de las Letras, con exposición de las obras de grandes mujeres de la literatura mexicana, desde Juana Inés de la Cruz hasta autoras contemporáneas como Araceli Rico. Y ahora, la Feria del Libro de Fráncfort – que constituye ni más ni menos que la mayor Feria del Libro de Alemania, de Europa y… ¡del mundo! –  se apuntó para realzar a nuestro país como invitado de honor de una próxima edición. ¿Y dentro de México, cómo se porta el libro y la producción editorial?

Azar del calendario, este año 2013 coincidieron dos de las principales Ferias Internacionales del Libro (FIL) del país – en Monterrey y en la Ciudad de México – pues la versión capitalina se pospuso debido a la ocupación del Zócalo y luego a la instalación del centro de acopio para los damnificados de las tormentas. Resultado de este ambiente tenso alrededor de la también llamada Plaza de la Constitución: la FIL fue inaugurada con un cerco policiaco; y aunque se quitó después de la apertura del evento, se mantuvo una fuerte presencia de las fuerzas del orden público durante todo el evento. Aún en estas condiciones, fue todo un éxito popular y comercial, demostrando una vez más la fuerza de convocatoria que tienen los libros.

Por la gran felicidad de las editoriales presentes, la FIL de Monterrey también rindió muy buenas cifras de visitantes y de libros vendidos, especialmente las pequeñas empresas que enfrentan grandes problemas de difusión en un país de tan ligera tradición de lectura. Sabemos que para ellos la competencia con las librerías en línea y los libros digitales es extremadamente ruda y que viven en gran parte de este tipo de eventos.

Lejos de estas preocupaciones económicas de un sector de actividad hiperconcentrado en algunos polos, pudimos observar en los pasillos de la FIL a los visitantes entusiastas por llevarse historias, experiencias y emociones literarias. Da gusto apreciar que cientos de miles de personas acudieron a un evento de promoción de la lectura (se estima que fueron más de 250 mil en Monterrey) a pesar de las frías lluvias y que la gran mayoría de ellos compraron libros por gusto, y no por alguna necesidad profesional u obligación estudiantil.

¡Y esto a pesar del alto costo de muchos de los objetos literarios presentes en los mostradores! En el contexto actual de aumento generalizado de los impuestos, hubiera sido bueno mandar una señal fuerte a favor de la promoción de la lectura, proponiendo un incentivo fiscal a los consumidores de bienes literarios o una subvención pública para tratar de hacer más accesible el libro a los más humildes. Así empezó la Unión Europea en los años 1990 una política de reducción de impuestos a todo tipo de producción cultural, al mismo tiempo que trató de incentivar a los jóvenes por medio de numerosas becas y concursos literarios.

Tristemente, en Monterrey acceder a un libro resulta toda una hazaña fuera de “temporada de FIL”, pues hay que trasladarse hasta una de las pocas librerías o bibliotecas de la ciudad, cosa que solo un lector motivado cumplirá, tomando en cuenta el tráfico y la falta de estacionamiento que constituyen tanto obstáculos. 

Aun así, lo acontecido en las FIL constituye una excelente noticia, independientemente del tipo de libro que se hayan llevado los futuros lectores. Escuché a algunos compañeros criticar la sobre representación de libros de esoterismo o superación personal en detrimento de otros géneros literarios y no quisiera caer en este intelectualismo desmedido. Me parece valioso en sí el acto de tomar de su tiempo, muchas veces en familia, para acudir a un evento cultural y comprar algún tipo de libro. De nada serviría iniciarse al gusto por la lectura con obras inalcanzables que terminarían muy probablemente de adorno en los libreros. Muy pocas personas empiezan a leer a Cortázar, Brecht o Proust como primera lectura.

Esto sí, ¡cuánta falta hace leer un poco más en nuestro país! Nos topamos todo el día en los medios de comunicación con la parte más baja y vil del ser humano, y la lectura pudiera constituir el remedio parcial para re-humanizarnos y evadirnos de la dura realidad. Es cierto que los niveles de lecturas en México son terriblemente bajos. Sabemos que la UNESCO estima que solo un 2% de la población tendría el hábito permanente de leer y la OCDE nos explica que el 40% de la población nunca ha penetrado en una biblioteca… Esto se refleja lógicamente en el nivel académico de nuestros estudiantes: ¿cómo van a aprender a escribir correctamente sin leer? ¿Acaso es posible ampliar sensiblemente su base de vocabulario sin literatura y viendo principalmente televisión en su tiempo libre como dice hacerlo más del 40% de la población?

La juventud europea también enfrenta los retos del mundo de hoy, que provee mucha competencia al libro, especialmente la televisión y las nuevas tecnologías, pues aportan satisfacciones exiguas pero disponibles al instante y sin costo. Asimismo, si bien los finlandeses y sus vecinos nórdicos de Europa presentan sólidos hábitos de lectura, constatamos que los europeos del Sur (italianos, españoles, en menor medida franceses) sufren de malas destrezas lectoras. En ambas orillas del Atlántico, es necesario usar la tecnología como un aliado en la promoción de la lectura para acabar con el rezago educativo. El desafío consiste en adaptar las futuras políticas educativas para que acompañen de la mejor manera a la revolución numérica que conoce el mundo editorial.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario